miércoles, 28 de abril de 2010

Canteos CLUM (XXI): Parlamentos violentos



A raíz de los hechos acaecidos recientemente en el parlamento Ucraniano, el CLUM se enorgullece en presentar las Cortes más violentas del mundo a través de un reportaje que la revista Foreign Policy hizo hace unos meses. De forma CLUM se identifica la fuente de tensión y los momentos más salvajes.

De entre todos, extraeremos los casos de Corea del Sur y Taiwán, los más CLUM del grupo.

Corea del Sur

Fuente de tensión: La democracia coreana es un deporte de contacto en el que los debates entre el Gran Partido Nacional (GPN), dominante, y sus rivales, a propósito de la política exterior y la libertad de información, se resuelven con frecuencia a puñetazos... o con cualquier objeto pesado que haya en la sala.

Peores momentos: La primera trifulca de Corea del Sur que llamó la atención internacional se produjo en 2004, por la moción para enjuiciar al entonces presidente Roh Moo hyun. Los parlamentarios leales a Roh, con el fin de intentar bloquear lo que consideraban un golpe, se negaron a abandonar el estrado de la asamblea. Estallaron peleas mientras las fuerzas de seguridad trataban de llevarse a los delegados revoltosos, que empezaron a dar puñetazos y arrojar muebles (mientras tanto, un hombre no identificado chocó un coche contra la fachada del edificio). Posteriormente, los parlamentarios que habían causado el escándalo se arrodillaron y pidieron perdón a la nación.

Pero la batalla por el enjuiciamiento de Roh no fue más que un preludio a la guerra de diciembre de 2008 por un polémico acuerdo de libre comercio con Estados Unidos. Cuando el GPN presentó el proyecto de ley ante el comité de comercio del Parlamento con la intención de acelerar su tramitación antes de que Barack Obama asumiera el poder, algunos diputados de la oposición intentaron entrar en la sala cerrada del comité con martillos y una sierra eléctrica. Los aterrados legisladores que estaban dentro bloquearon la puerta con muebles y lucharon contra los intrusos con extintores de incendios. Las cámaras de televisión retransmitieron las imágenes, incluida la de un parlamentario que sangraba profusamente en el rostro, a los espectadores de todo el mundo. Se llegó a un compromiso, pero sólo después de que la oposición ocupara el edificio de la asamblea durante 12 días.

Sin embargo, el incidente no pareció saciar la sed de sangre de los representantes coreanos. Un debate sobre la privatización de los medios de comunicación en julio degeneró en una pelea a puñetazos.



Taiwan

Fuente de tensión: Corea del Sur tal vez es el líder mundial actual en peleas parlamentarias, pero el máximo campeón de todos los tiempos es casi seguro Taiwan, que tiene una famosa tradición de violencia legislativa que se remonta a finales de los 80. Los disturbios en la cámara de representantes, que suele instigar el Partido Progresista Democrático (PPD) cuando su principal rival, el nacionalista Kuomintang, no cede en una cuestión controvertida, son habituales desde hace años. Las peleas suelen planearse para sacar el máximo rendimiento en los medios de comunicación y el PPD ha llegado a usarlas como una especie de instrumento táctico de debate durante gran parte de su historia.

Peores momentos: Las mejores trifulcas parlamentarias taiwanesas pueden llegar a contar con la participación de 50 personas que se dan golpes y se arrojan zapatos, agua, comida y micrófonos sobre cuestiones que van desde procedimientos electorales hasta las relaciones con la China continental. Un incidente famoso se produjo cuando un diputado fue suspendido seis meses por haber dado un puñetazo a una colega suya en la cara. En mayo de 2005, una parlamentaria del Kuomintang estaba defendiendo una moción sobre un proyecto de ley de enlaces de transporte con el continente cuando le arrebataron el papel de la mano y se lo metieron en la boca. Unos meses después, un legislador del Kuomintang fue hospitalizado y recibió más de 100 puntos en el rostro cuando tres rivales del PPD le arrojaron al suelo y le golpearon con barras de plástico. En un momento dado, un ministro propuso que los congresistas se sometieran a una prueba de alcoholemia antes de iniciar los debates.

Las peleas han convertido el parlamento de Taiwan en el hazmerreír de Asia, y los medios de la República Popular de China, en especial, disfrutan informando sobre ellas. Después de una aplastante derrota electoral en 2008, el PPD renunció formalmente a este tipo de prácticas y mencionó el daño que había hecho a la imagen del país.




Se recomienda ver el reportaje entero pinchando aquí.



No hay comentarios: