lunes, 16 de enero de 2012

Canteos CLUM (46): La saga Modern Warfare


De entre los innumerables juegos interesantes que se sacan, hay uno que satisface mucho los gustos del CLUM: los Call of Duty: Modern Warfare; una saga cuyo argumento es tan flipado como su nombre.

La historia tiene todos los alicientes CLUM que uno puede imaginar. Si no has jugado y no quieres ser spoileado, no sigas leyendo. 

En la primera parte, un líder ultranacionalista que quiere devolver a Rusia a la grandeza soviética se alía con un líder separatista de un país inventado de Oriente Medio. La lían y hacen un atentado con una bomba nuclear en la capital del país, matando a más de 30.000 soldados americanos. Los malos huyen y los americanos los persiguen por distintos países chungos hasta que llegan a una base donde el ruso inicia el lanzamiento de unos misiles intercontinentales dirigidos a la costa este de EEUU. Lo abortan y Zakhaev (el malo) muere.


En la segunda, el malo es el terrorista Makarov, un seguidor de Zakhaev. Tras un brutal atentado en el aeropuerto de Moscú, se descubre a un agente de la CIA infiltrado en el comando terrorista. Los rusos se perlan e inician la invasión de la costa este de EEUU. Entre numerosas persecuciones por el mundo al ruso y sus compinches, los americanos intentan poner fin a la invasión secuestrando un submarino nuclear ruso, que lanza nuevamente unos misiles hardcore que son explotados en el espacio. Esta deflagración deja sin electricidad a toda la zona y los héroes yankees evitan un bombardeo masivo de los propios americanos sobre Washington, ya que pensaban que estaba en manos rusas. Persiguen a Makarov y así finaliza este episodio.


La tercera parte continúa inmediatamente después de la segunda. La Tercera Guerra Mundial sigue su curso. Los americanos consiguen detener la invasión de Manhattan haciendo unas movidas. Cuando el presidente ruso se dispone a firmar la paz, Makarov lo secuestra, impidiendo el fin de la guerra, e intenta hacerse con los códigos secretos del arsenal nuclear ruso. Mientras tanto, armas biológicas son desplegadas por diversas ciudades de Europa,como Londres o París y los rusos invaden Alemania. Los protagonistas logran recuperar al presidente ruso, poniendo fin a la guerra, pero Makarov todavía sobrevive. Tras diversas vicisitudes, logran capturarlo y hacerlo fiambre.


No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails