lunes, 21 de mayo de 2012

Un par de carteles extremos

Que España es un país visceral no es ninguna novedad. Esto queda de manifiesto -por ejemplo- en los carteles que van dando vidilla a las calles de nuestras ciudades. El CLUM selecciona dos de los mejores ejemplos en los que la falta de filtros y de sentido común es total.

A jierro.


No hay comentarios: