jueves, 14 de febrero de 2013

Gente CLUM (61): Aníbal Barca

Hay personajes históricos que en el fondo son un poco flipaos, como Napoleón, pero hay muy pocos que realmente sean CLUM. Uno de ellos es el mítico general cartaginés Aníbal Barca, ideador de una de las campañas militares más desfasadas de la Historia.

En el siglo III a.C, las civilizaciones cartaginesa y romana competían por la hegemonía en el Mediterráneo occidental, por lo que la situación era tirando a tensa y no era raro que de vez en cuando se dieran de hostias. En este panorama se desarrolló la Segunda Guerra Púnica, en la que Aníbal fue su mayor protagonista.

Tras algunas hostilidades en la Península Ibérica, Aníbal decidió focarse al enemigo llevando la guerra al corazón de Roma. En vez de elegir la vía marítima -a priori la más evidente-, el general optó por elegir una ruta CLUM para conseguir su objetivo: atravesar Hispania, la Galia y llegar a Italia cruzando los Alpes con un ejército de más de 90.000 infantes, 12.000 caballeros y más de 35 elefantes.

Este descabellado plan le salió bastante bien y consiguió estar troleando a Roma durante quince años en su propio territorio y sin prácticamente ningún apoyo logístico proveniente de la metrópolis, Cartago. Consiguió infligir derrotas brutales hasta que la aparición de Publio Cornelio Escipión el Africano comenzó a cambiar el devenir de la contienda, obligando a Aníbal a regresar a Cartago (esta vez por mar) y finalmente a rendirse.

Tras estos hechos, Aníbal se dedicó a la política "pacífica" en su ciudad y posteriormente fue viajando por varios reinos del mediterráneo oriental, siendo tratado en la mayoría de ellos como un auténtico héroe CLUM, hasta que finalmente se suicidó antes de que lo traicionaran a la edad de 63 años.

No hay comentarios: