martes, 30 de abril de 2013

Gente CLUM (64): Fernando Arrabal (otra vez)

Fernando Arrabal es una figura prominente en la mitología CLUM. Además de ésto, es uno de los dramaturgos vivos más importantes de las letras españolas.

El ya clásico de clásicos vídeo del milenarismo nos llegó a todos al corazón. Desde entonces ha concedido muchas entrevistas, casi todas etílicas, pero sin duda ésta en una televisión autonómica se lleva la palma. Lo anti CLUM y lo CLUM condensado en 5 minutos.


Y si todavía quieres más, el CLUM te regala un texto llamado ketamina veloz, publicado en la revista Generación, que cuenta sus sensaciones tras una operación a la que se sometió hace tiempo. 

Ketamina veloz

El inmaculado camillero ¡tan parecido a Anelka! me llevó jovial hacia el quirófano, en andas y volandas, a bordo de un alto moisés protegido por gruesos barrotes cromados y relucientes. Mi guía iba vestido de verde limón, como el color de las sábanas que me acunaban, y de la esperanza. Para conducirme se había tocado con un gorro de ducha transparente que hacía juego con su cubrebocas. ¡Qué recorrido tan delicioso! ¿Como el primer circuito turístico que los griegos nombraron ‘teórico’? Para los atenienses la meditación era la teoría (‘theôria’) que oponían a la práctica (‘praxis’). Yo también durante el itinerario hacia la sala de operaciones medité, ¿con un júbilo parecido al que experimentó el primer ser humano la primera vez? Pero en plena teoría la ‘praxis’ llevó a mi mente tórridas escenas pornográficas, cuando hubiera debido pensar en las postrimerías.

A menudo, jugando al ajedrez, me canturreo reiterativamente un estribillo que nada tiene que ver con la partida; esta vez me repetía dos versos del poeta-editor y ¡también camillero! Raúl Herrero: “prolongas mis convulsiones/vernáculo, tabernáculo”. Guiado por “mi anelka” la subida en ascensor, idealizada por mi forzosa inmovilidad, se transformó en levitación. Me habían ataviado, antes de iniciarse la travesía clínica, con una batita casi sin mangas, corta y amarilla. ¿Como vestían los griegos a los enfermos que llevaban de excursión al templo de Esculapio el dios curalotodo? Mi atuendo, como casi todo en este hospital parisiense, llevaba impreso “Assistance Publique” (es decir la antigua Inclusa). En verdad me sentía tan dichoso como el inclusero mimado por las gigantescas manazas -para él- de la hermanita de la caridad. Mi automedonte me condujo por varios pasillos de verbena cristalina e insonorizada. Me embriagaba el perfume pero no conseguía identificarlo. ¿Era un aderezo etéreo de alcohol, alcanfor, jengibre y éter? El ‘coloso’ y también bienaventurado ‘pánico’, por fin, antes de desaparecer me instaló en un alveolo célico con una claraboya radiante a dos metros de mis ojos. Aun sin poder andar recé “la oración peripatética a un dios ateo” que horas antes me había compuesto Jodorowsky. Instalado en la empinada cuna de limbo -¿o era el vientre de mi madre?- no sentí ninguna ansiedad. En semejante antesala de sangre y bisturís, ¿podía nacer aquella inexplicable euforia?

Sin embargo, las dos veces que viví intervenciones cirujanas parecidas ¡cómo me habían acongojado el dolor y la angustia! Los tres episodios respetaron el ciclo de los veintitrés años, pero ¿por qué este tercer acto era tan opuesto a los dos precedentes?
Para obedecer al rito nacional tuve que dirigirme al público teatral madrileño tres días antes de la intervención quirúrgica. La Pasión, que había visto representada brillantemente me había conmocionado. Pero durante aquellos instantes, solo en escena y con la obligación de hablar a una muchedumbre invisible y desconocida, vislumbraba imágenes de lo que barruntaba como mi inmediata pasión y posible muerte en un hospital francés ¡el primer día de la Semana Santa! No obstante súbita y misteriosamente, en estado hipnótico, me oí concluir las breves palabras refiriéndome a… ¡mi resurrección!

Durante la larga operación no tuve ninguna de las pesadillas que me aterraron hace veintitrés y cuarenta y seis años. Algunas de las cuales las he contado al pie de la letra en obras como “Los dos verdugos”.
Mientras me operaban, en sueños, realicé un periplo divino. Un vehículo deslumbrante me llevó a una velocidad vertiginosa. Recorrí laberintos y selvas exponenciales centuplicándose instantáneamente, galaxias con planetas trapecistas, túneles radiantes entre abismos oceánicos que subían al cielo. No me daba tiempo para verlo todo, pues todo desfilaba rapidísimamente. Flores gigantescas y microscópicas reían a lágrima viva, piedras preciosas y espejos de goma daban saltos por la luna, caleidoscopios con cuernos de rinocerontes se abrían a mí acogedores cuando iba a estrellarme contra ellos. Surgían voces como si conversaran cerca de mí ángeles humanos. Un estruendo sorprendentemente armónico interpretaba la sinfonía del Edén. Lis en otro vehículo (¿encima de mí o debajo? ¿detrás o al lado? ¿cruzándome diagonalmente o cayendo perpendicular desde lo alto?) me siguió un segundo y nos alejamos irremediablemente. Pero sabía que más tarde nos encontraríamos, felices. Samuel vino a bordo de una vaca meteórica. Me explicó algo tranquilamente, pero dada la velocidad sólo oía palabras sueltas. A Lélia, corriendo vertiginosamente a caballo de Freud, tampoco conseguía poder dirigirme a ella. Mi padre como el rayo supersónico salió del pasillo de la muerte del Penal del Hacho. Sabía que íbamos a besarnos en el fondo del firmamento entre cataratas de arena. Desternillándose Didier Khan y Kundera pasaban como bólidos. La nonagenaria volaba a bordo de un cohete supersónico gracias a su perfusión de oxígeno en la nariz. Mientras a ella y a sus tres biznietos la despojaban de su fortuna reía seráficamente convertida en “pobre de solemnidad”. Los patafísicos coreaban “bienaventurados los pobres” en un eco que se podía masticar. Yo mismo desaparecía y aparecía irreconocible para mí mismo. Dios me tragaba y me proyectaba. Me sacó de mi supersónico vehículo para colocarme en la palma de Su mano. Sentía que iba a ocurrir algo aún más prodigioso cuando…

…una voz me susurró dulcemente: “Monsieur Arrabal, comment allez-vous?”. Reconocí a la anestesista… y tomé tierra. El periplo de iniciación (la ‘theôria’) sólo acababa de comenzar. ¡Qué felicidad!


jueves, 25 de abril de 2013

Canteos CLUM (64): Un hombre se tira sobre un cactus

Los límites en la estupidez del ser humano están muy lejos de descubrirse. Un claro ejemplo es este notas, que se lanza sobre un cactus gigante y lo sube a Youtube.

Este súmmum de irracionalidad, no obstante, hace que obtenga el certificado CLUM.

Hay que estar atento especialmente a los gritos del minuto 00:43 en adelante.


lunes, 22 de abril de 2013

Un poco de lenguaje CLUM

Hace unos días que salió en el Huffington Post un artículo en el que se mostraba el lenguaje CLUM que utilizan los políticos, la Casa Real y demás prebostes para referirse a los regulares acontecimientos que suceden en nuestra querida España.

-Indemnización en diferido (María Dolores de Cospedal): dícese de cuando un partido sigue pagando a su extesorero la nómina aunque diga que lo ha despedido.

-Movilidad exterior (Fátima Báñez): es la marcha de miles de jóvenes españoles para buscar trabajo en el extranjero.

-Cese temporal de la convivencia (la Casa Real): versión monárquica de divorcio.

-Desaceleración transitoria (José Luis Rodríguez Zapatero): definición 'estilo Zapatero' de la crisis económica.

-Recargo temporal de solidaridad (Soraya Sáenz de Santamaría): la subida del IRPF.

-Devaluación competitiva de los salarios (Banco Central Europeo): acción de bajar el sueldo a los trabajadores.

-Tique moderador sanitario (Artur Mas): pagar por ir al médico en Cataluña.

-Préstamo en condiciones muy favorables (Luis de Guindos): el rescate a la banca española en palabras del ministro de Economía.

-Medidas excepcionales para incentivar la tributación de rentas no declaradas (Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas): expresión en los Presupuestos del Estado para incluir la amnistía fiscal.

-Ponderación de los impuestos (Cristóbal Montoro): cambios fiscales.

-Gravamen adicional (Luis de Guindos): expresión del ministro de Economía para subir el IVA.

-Reformas estructurales (el Gobierno de Mariano Rajoy): recortes.

-Crecimiento económico negativo (Mariano Rajoy): caída del PIB en España.


jueves, 18 de abril de 2013

Temazos CLUM (55): Nikola Tesla vs Thomas Edison

Las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del siglo XX fueron testigos de la encarnizada lucha a muerte entre dos formas de ver la ciencia y la vida: Nikola Tesla, el científico CLUM por excelencia y Thomas Alva Edison, el inventor más mainstream de la historia.

El primero pronto tendrá su homenaje en el blog, pero mientras tanto, abriremos boca con este didáctico pepino que explica los problemillas que se traían entre ambos.



Si te interesa escuchar más Epic Rap Battles, pincha aquí, ya que, sin ser tan CLUM como la anterior, están bastante guapas.

lunes, 15 de abril de 2013

Gente CLUM (63): Joan Cornellà

Este fin de semana se ha celebrado en barcelona el Salón del Cómic, por lo que es el momento de presentar la obra de Joan Cornellà, un artista inquietantemente CLUM.

Nada más que decir.
 
 
Si quieres ver más mierda, pásate por su blog.


viernes, 12 de abril de 2013

El grito de Munch, "whatsappeado"

Evard Munch ha sido uno de los más importantes pintores de la Historia, con obras que trataban principalmente sobre las emociones humanas más profundas. Su objetivo CLUM, según él, era "diseccionar las almas".

Su obra El Grito es, de lejos, la más popular de todas.

Y hablando de popularidad, la archifamosa aplicación Whatsapp, una de las culpables del fallecimiento del Messenger cuenta con un vasto catálogo de emoticonos, que permiten, de una manera un tanto más gruesa que la de Munch, expresar los sentimientos humanos.

Y también de hacer obras de arte CLUM como ésta.


martes, 9 de abril de 2013

Publicidad CLUM (51): Bad Motherfucker, de Biting Elbows

Biting Elbows es un grupo que, según ellos, hacen música indie punk. Una categoría tan poco CLUM no tendría cabida en este blog si no fuera por el desfasado videoclip que han hecho estos rusos.

Un auténtico deleite CLUM.


Aquí su anterior videoclip, que también mola, aunque no tanto como el otro.


viernes, 5 de abril de 2013

Gente CLUM (63): El Camarada Alejandro Cao de Benós de Les y Pérez

Kim Jon Un, el presidente de Corea del Norte, se ha puesto nervioso y amenaza con liarla parda. Esto da pie al CLUM a hacer un homenaje a Alejandro Cao de Benos de Les y Pérez, de nombre sencillo a la par que CLUM.

Los españoles acostumbramos a hacer quijotadas, pero la del Camarada Alejandro es apoteósica. Este tarraconense ostenta el cargo de delegado especial del Comité de Relaciones Culturales en el Extranjero de la República Democrática Popular de Corea, es decir, la persona que se encarga de hacer de filtro entre Corea y el mundo exterior.


Sin duda, a parte ya de su propia historia y sin hacer juicios, su lenguaje es lo que fascina al CLUM: llama "problemas vitamínicos" a las frecuentes hambrunas que azotan al país; afirma que sus bombas nucleares pueden llegar hasta Nueva York; a la dictadura comunista hereditaria de Corea del Norte la llama "democracia popular, sin clases sociales" y a los campos de concentración del país los llama "centros de corrección moral e ideológica".

Todo un personajazo. Aquí su curioso blog y aquí un interesante documental titulado Los Amigos de Kim.

Y, para finalizar, una entrevista bastante hardcore de hace unos días en la cadena Cope.

martes, 2 de abril de 2013

Canteos CLUM (63): Un exaltado habla sobre la Semana Santa

Otro año más se ha cumplido el dogma según el cual en Semana Santa, caiga cuando caiga, siempre llueve. Pero al margen de este inepelable hecho, estos días santos levantan airadas pasiones entre los habitantes de nuestro país.

El gaditano Karlos Puest nos da su particular visión sobre las celebraciones de su ciudad y de la Iglesia en general... Muy CLUM.