viernes, 30 de enero de 2015

Canteos CLUM (83): El tifo del Standard de Lieja

Por si no tuvieras sufiente con toda la estopa que se repartió el otro día en el Atleti-Barça, ahora tendrás una dosis extra del hardcore que tanto te gusta.

Se trata de uno de los tifos más desmedidos de la historia y fue en el estadio del Standard de Lieja, el cual se enfrentaba al Anderlecht en la liga de fútbol belga. 

El protagonista del canteo es el jugador Steven Defour, que al parecer jugó cinco años en el Standard para irse al Oporto y de ahí al Anderlecht. Como ha pasado con otros jugadores como Figo, la afición menos dada a razonar no se toma demasiado a bien la marcha de algunos jugadores al máximo rival.

Cómo acabó todo esto lo cuenta esta noticia del Marca:
"Defour fue incapaz de abstraerse del ambiente y se mostró nervioso durante todo el choque. En el minuto 53, lanzó un balonazo al público cuando su equipo debía devolver un balón al Standard, tras ser atendido un jugador sobre el césped. La pelota impactó a un grupo de seguidores. 
La grada mostró airadamente su rechazo a la actitud del jugador. Los aficionados lanzaron objetos desde la grada, incluidas algunas sillas del recinto y el partido estuvo detenido durante algunos minutos. 
El árbitro mostró la tarjeta roja a Dufour, que se negó, inicialmente, a abandonar el terreno de juego. Se marchó aplaudiendo irónicamente al público".
Aquí el canteo CLUM:


martes, 27 de enero de 2015

Conceptos CLUM (28): Photobomb

El photobombing, deliberado o no, es un acto que inmediatamente te alinea con el CLUM. Para muestra, unas cuantas delicias.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

martes, 20 de enero de 2015

Publicidad CLUM (67): Los ekranoplanos

El arsenal de material CLUM que nos da Rusia es tan inconmensurable como su superficie. 

Centradas únicamente en esa zona geográfica encontramos páginas CLUM como la mítica English Russia: "Daily selected things fron Russia and the ex USSR countries". La española Rusadas tampoco está nada mal. Pero, como bien sabes, el CLUM sólo te trae lo más granado del hardcore de aquellos y otros muchos lugares. Algo como el Ekranoplano, también conocido -y con razón- como "el Monstruo del Mar Caspio". 

Aunque no lo creas, este mamotreto es capaz de volar. Más bien de planear sobre el agua gracias al efecto suelo. 


Esta mezcla CLUM entre barco y avión fue desarrollado durante los años álgidos de la Guerra fría y suponía un gran avance a la hora de transportar grandes cargas y tropas a gran velocidad por mares y océanos. Sin embargo, como tantas otras cosas, el fin de la Unión Soviética asestó un duro golpe a su posterior desarrollo. No obstante, aún quedan modelos en activo y otros países como China e Irán han establecido programas para su desarrollo.

Si quieres saber más, puedes pinchar en este enlace, en éste, o en éste. Si tienes más tiempo también puedes ver el siguiente documental del siempre controvertido canal Russia Today:


viernes, 16 de enero de 2015

Escenas CLUM (61): El lobo de Wall Street

SINOSPSIS: Película basada en hechos reales del corredor de bolsa neoyorquino Jordan Belfort (Leonardo DiCaprio). A mediados de los años 80, Belfort era un joven honrado que perseguía el sueño americano, pero pronto en la agencia de valores aprendió que lo más importante no era hacer ganar a sus clientes, sino ser ambicioso y ganar una buena comisión. Su enorme éxito y fortuna le valió el mote de “El lobo de Wall Street”. Dinero. Poder. Mujeres. Drogas. Las tentaciones abundaban y el temor a la ley era irrelevante. Jordan y su manada de lobos consideraban que la discreción era una cualidad anticuada; nunca se conformaban con lo que tenían.

La desmesura, uno de los pilares maestros que sostienen al CLUM, es habitual en la obra de Martin Scorsese. Su última película, estrenada hace más o menos un año, es una muestra de ello y nos ha dejado innumerables escenas para el recuerdo.

A juicio del CLUM, la más CLUM es la siguiente:


martes, 13 de enero de 2015

Gente CLUM (83): Nikola Tesla

"El presente es de ustedes, pero el futuro, por el que tanto he trabajado, me pertenece".

Tal y como adelantamos en su momento, era evidente que el inventor, ingeniero y físico de etnia serbia Nikola Tesla iba a campar a sus anchas por los territorios de este blog.

Nada mejor que hacerlo durante estos días, que es cuando se celebra en Madrid -hasta el 15 de febrero- una de las mayores exposiciones que se han realizado sobre esta figura CLUM fuera de su país natal: Nikola Tesla. Suyo es el futuro. 

En su página web se nos dice que la exposición está principalmente centrada la apabullante recuperación de su figura que han abanderado en la última década artistas, científicos, internautas, blogueros, museos, empresas y entidades de todos los rincones del mundo. 
"Desde un creador de videojuegos norteamericano hasta una videoartista croata, desde un director de cine de animación serbio a un coreógrafo holandés, ingenieros y raperos, empresarios de la automoción de lujo y cantantes folk, grafiteros y magos, actores, performers, escritores, ecologistas… Todos ellos tienen algo en común: admiran profundamente a Nikola Tesla y han querido rendirle tributo o preservar su memoria de una forma u otra. Parece que Tesla, tal vez por sus rasgos entre románticos y mesiánicos, se ha convertido un icono de la cultura actual". 
Tesla es un personaje con una actitud vital puramente CLUM y en su momento se le consideró el arquetipo de científico loco por excelencia debido a sus extravagantes experimentos y afirmaciones. Inventó, entre otras cosas, la radio, la corriente alterna y también fue pionero en tecnologías visionarias para su época como la robótica, los aviones de despegue vertical, las armas teledirigidas, las lámparas de bajo consumo, las energías alternativas o la transmisión inalámbrica de electricidad. 

Decidió -pese a su enorme éxito entre las mujeres- llevar una vida célibe, ya que afirmaba que el sexo y éstas eran un gran impedimento a la hora de lograr sus objetivos. Al final de su vida se cuestionó, no obstante, si sacrificó demasiado por su completa entrega a la ciencia y su renuncia al amor.

En su vertiente más hardcore (si cabe) a Tesla se le atribuyó popularmente la capacidad de provocar pequeños terremotos: "En este sitio [su laboratorio], mientras realizaba experimentos sobre resonancia mecánica con osciladores electromecánicos, él generó resonancia en algunos edificios vecinos y, aunque debido a las frecuencias utilizadas no afectó a su propio edificio, sí generó quejas a la policía. Como la velocidad del resonador creció, y siendo consciente del peligro, se vio obligado a terminar el experimento utilizando un martillo, justo en el momento en que llegó la policía". 

No le gustaban las perlas y acabó odiando cualquier objeto redondo. También fue una persona que se leyó los más de 100 volúmenes escritos por Voltaire (al parecer éste bebía unas 72 tazas de café al día) en su obstinación por acabar las cosas que empezaba. Al finalizar afirmó que "nunca más".

Hay otros asuntos un pelín más polémicos como el del famoso "rayo de la muerte" o el hecho de ser un defensor de la eugenesia, pero el CLUM obvia hábilmente estos espinosos asuntos, dejando que el inteligente lector saque sus propias conclusiones.

Como querrás saber más de esta eminencia CLUM, además de ver la exposición, échale un vistazo a la Teslapedia, un libro donde se cuenta con mucha más profundidad la vida e inventos del genio. También pon "Tesla" en YouTube y flipa con sus inventos y delirios.