martes, 13 de enero de 2015

Gente CLUM (83): Nikola Tesla

"El presente es de ustedes, pero el futuro, por el que tanto he trabajado, me pertenece".

Tal y como adelantamos en su momento, era evidente que el inventor, ingeniero y físico de etnia serbia Nikola Tesla iba a campar a sus anchas por los territorios de este blog.

Nada mejor que hacerlo durante estos días, que es cuando se celebra en Madrid -hasta el 15 de febrero- una de las mayores exposiciones que se han realizado sobre esta figura CLUM fuera de su país natal: Nikola Tesla. Suyo es el futuro. 

En su página web se nos dice que la exposición está principalmente centrada la apabullante recuperación de su figura que han abanderado en la última década artistas, científicos, internautas, blogueros, museos, empresas y entidades de todos los rincones del mundo. 
"Desde un creador de videojuegos norteamericano hasta una videoartista croata, desde un director de cine de animación serbio a un coreógrafo holandés, ingenieros y raperos, empresarios de la automoción de lujo y cantantes folk, grafiteros y magos, actores, performers, escritores, ecologistas… Todos ellos tienen algo en común: admiran profundamente a Nikola Tesla y han querido rendirle tributo o preservar su memoria de una forma u otra. Parece que Tesla, tal vez por sus rasgos entre románticos y mesiánicos, se ha convertido un icono de la cultura actual". 
Tesla es un personaje con una actitud vital puramente CLUM y en su momento se le consideró el arquetipo de científico loco por excelencia debido a sus extravagantes experimentos y afirmaciones. Inventó, entre otras cosas, la radio, la corriente alterna y también fue pionero en tecnologías visionarias para su época como la robótica, los aviones de despegue vertical, las armas teledirigidas, las lámparas de bajo consumo, las energías alternativas o la transmisión inalámbrica de electricidad. 

Decidió -pese a su enorme éxito entre las mujeres- llevar una vida célibe, ya que afirmaba que el sexo y éstas eran un gran impedimento a la hora de lograr sus objetivos. Al final de su vida se cuestionó, no obstante, si sacrificó demasiado por su completa entrega a la ciencia y su renuncia al amor.

En su vertiente más hardcore (si cabe) a Tesla se le atribuyó popularmente la capacidad de provocar pequeños terremotos: "En este sitio [su laboratorio], mientras realizaba experimentos sobre resonancia mecánica con osciladores electromecánicos, él generó resonancia en algunos edificios vecinos y, aunque debido a las frecuencias utilizadas no afectó a su propio edificio, sí generó quejas a la policía. Como la velocidad del resonador creció, y siendo consciente del peligro, se vio obligado a terminar el experimento utilizando un martillo, justo en el momento en que llegó la policía". 

No le gustaban las perlas y acabó odiando cualquier objeto redondo. También fue una persona que se leyó los más de 100 volúmenes escritos por Voltaire (al parecer éste bebía unas 72 tazas de café al día) en su obstinación por acabar las cosas que empezaba. Al finalizar afirmó que "nunca más".

Hay otros asuntos un pelín más polémicos como el del famoso "rayo de la muerte" o el hecho de ser un defensor de la eugenesia, pero el CLUM obvia hábilmente estos espinosos asuntos, dejando que el inteligente lector saque sus propias conclusiones.

Como querrás saber más de esta eminencia CLUM, además de ver la exposición, échale un vistazo a la Teslapedia, un libro donde se cuenta con mucha más profundidad la vida e inventos del genio. También pon "Tesla" en YouTube y flipa con sus inventos y delirios.


No hay comentarios: