lunes, 30 de noviembre de 2015

Canteos CLUM (89): Black Friday violento

En el afán de copiar las costumbres foráneas, donde en ciudades como Madrid Halloween ya es más celebrado que los Carnavales, este año el Black Friday ha tenido un seguimiento masivo en nuestro país. Posiblemente dentro de poco tiempo empezaremos a celebrar el 4 de julio o Acción de Gracias, siempre y cuando sea necesario comprar muchas cosas.

El caso es que esta fecha, que parece ser que marca el momento en que las tiendas pasan de estar en números rojos a números negros, desata la locura consumista entre las masas, las cuales llegan a provocar estampidas o darse hondonadas de hostias para llevarse sus preciadas gangas.

Como muestra, el siguiente vídeo CLUM.


viernes, 20 de noviembre de 2015

Una obra CLUM

La larga crisis que llevamos soportando desde hace muchos años en nuestro país ha hecho que el concepto low cost, conocido de forma más castiza como lonchafinismo, se apodere de todos los ámbitos de nuestra vida. 

Uno de ellos es el campo de la construcción, donde se ha pasado de un mundo ostentoso y derrochador -contando de forma magistral en la serie Crematorio- a otro donde la escasez de viruta provoca intervenciones como la que se muestra en las fotos de este post, correspondientes a unas "actuaciones de mejora de la accesibilidad" en una comunidad de vecinos. Esto es, una rampa.

El agudo ojo clínico de la gente CLUM que lee este blog podrá observar el estilo grueso con el que los operarios han decidido resolver tanto la ejecución como el embellecimiento de esta intervención. ¿Para qué incluir un solado pétreo cuando se puede simular su dibujo en el cemento con el dedo? Las pisadas marcadas denotan también una clara apuesta por abordar el proyecto desde lo holístico y no como una sucesión de decadentes detalles.

Sin duda, los apóstoles del brutalismo, ese movimiento del siglo XX que proponía una arquitectura alienante y satánica, estarían orgullosos de esta obra.

 
 

viernes, 13 de noviembre de 2015

Gente CLUM (84): Eduardo Mendoza

Hace escaso tiempo que Eduardo Mendoza, autor de clásicos como La ciudad de los prodigios, La verdad sobre el caso Savolta o Riña de gatos ha sacado su última novela: El secreto de la modelo extraviada, la quinta entrega de la saga protagonizada por su detective anónimo, uno de los más CLUM de la larga lista de personajes que pueblan su obra.

Seguramente seas un avezado lector de sus novelas, pero aun así el CLUM te ofrece un fragmento extraído de El laberinto de las aceitunas, protagonizada por el detective CLUM anteriormente mencionado, que resume en pocas líneas el estilo y la actitud de Mendoza:
Subí a la habitación cuyo número aparecía escrito con bolígrafo en la porra, entré y cerré. La habitación no estaba del todo mal. Se veía que el hotel había sido decoroso en su día y que últimamente, quizá de resultas de la crisis, no había recibido las necesarias atenciones. Pese a carecer de colchón, la cama era grande y el cuarto de baño tenía todos sus componentes, aunque algún cliente había hecho de ellos mal uso a juzgar por lo que flotaba en la bañera. Con todo, y no siendo yo puntilloso, me dije que iba a pasar una buena noche. Escondí el maletín debajo de la almohada, me tumbé en la cama y, como había visto hacer en las películas, descolgué el teléfono para pedir que me despertaran a las ocho. Por el auricular salió el ruido inconfundible de unas castañuelas, que escuché hasta que, cansado, decidí colgar. Estaba en un tris de dormirme cuando alguien tocó a la puerta. Pregunté quién era.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Temazos CLUM (72): Rubik Dude para Breaking Bass

Dentro de la tendencia de pinchar con la cara tapada, donde Daft Punk o deadmau5 parece que se llevan la palma, el artista alicantino Rubik Dude les sobrepasa de forma muy CLUM por motivos obvios.

A parte de su estilo, sus sesiones gustan por estos lares. Una sucesión de mash-ups de lo más refrescante. Aquí tienes un ejemplo apto para ir escuchando durante esta mañana de viernes e ir calentando el finde. Pero antes, mírate este breve anuncio tan jodidamente CLUM.



Y ahora la sesión.



Además, Rubik Dude no habla nada mal y no da puntada sin hilo, como puede verse tanto en esta entrevista como en el siguiente vídeo.