miércoles, 30 de diciembre de 2015

Conceptos CLUM (32): Food porn

Internet y los pecados capitales gozan de una relación más que privilegiada. El universo virtual que es la red ofrece toneladas de material audiovisual que te hará caer de lleno en la lujuria, la gula, la avaricia, la pereza, la ira, la envidia y la soberbia y además hacerlo de forma CLUM, esto es, sin mesura.

La lujuria queda más que copada con la pornografía sexual, mientras que la gula lo hace con el food porn, y de la misma manera que el primero se ha democratizado con la irrupción imparable de lo amateur, la fotografía culinaria ya no es sólo territorio de profesionales, sino que lugares como Reddit, Twitter o Instagram ofrecen una ingente cantidad de imágenes hechas por todo tipo de personas cuyo único afán no es otro que sumergirse hasta las trancas en la gochez más extrema.

Sí es cierto que, en general, se respira una tendencia a primar la apariencia por encima de todo (la esencia de Instagram), pero en este caso, la relación entre fondo y forma sí que alcanza los estándares CLUM.

Es por ello que el CLUM te invita, en estas fechas tan señaladas, a navegar por este mundo de grasas, azúcares y colesterol elevado sin ningún tipo de recato.


viernes, 11 de diciembre de 2015

Conceptos CLUM (31): Apechugar

Uno de los principios fundamentales del CLUM es el de la tolerancia cero con todo aquello que no sea CLUM y si hay algo con lo que no traga es con lo que podríamos denominar "amagos CLUM."

¿Qué determina que algo sea CLUM o no? Muchas cosas, pero podríamos resumirlo en que sea hardcore de la más alta calidad y, sobre todo, que aquel que lo sea o intente serlo sea consecuente, esto es, que apechugue.

Por eso hace un par de semanas aconteció un claro caso de amago CLUM, una especie de coitus interruptus del hardcore. Es el caso de la famosa tertulia de Juan Carlos Monedero con la gente de la revista Mongolia, donde el "verso libre" de Podemos insinuaba de forma bastante CLUM los gustos lúdico-festivos de Albert Rivera.


Hasta aquí todo bien. Pero el problema vino tras la decisión por parte de Rivera de demandar a Monedero por tales declaraciones. Justo aquí, donde la balanza podía determinar la gloria o la ruina CLUM, Monedero tomó la funesta decisión de recular. Afirmaciones tales como que no mencionó "la palabra cocaína" o "no hubo ningún tipo de afirmación", ni hizo "ningún gesto que presupone que se usa la cocaína" no gustan nada por aquí. Su frase final ahonda más en la fatalidad CLUM: "al parecer han dicho los medios que yo he sugerido que consume cocaína y Albert Rivera y su partido se han sentido ofendidos".

Es intolerable que a un tío de esta tendencia política, con un padre que milita en Vox, el CLUM tenga que darle un correctivo, pero esto es así.

Apechuga Monedero, apechuga.