viernes, 1 de diciembre de 2017

Publicidad CLUM (89): El Rascainfiernos de Fernando Higueras

Fernando Higueras (1930-2008) es uno de los arquitectos españoles más relevantes del siglo XX. Obras como "la corona de espinas" de la Ciudad Universitaria de Madrid o las viviendas militares en la Glorieta de Ruiz Jiménez, también en Madrid, son obras que forman ya parte de nuestro imaginario colectivo.

Fue arquitecto, músico, fotógrafo y artista; trabajó junto al también excelente Antonio Miró y fue coetáneo de otros como Félix Candela, Juan Daniel Fullaondo o Antonio Fernández Alba, todos ellos pertenecientes a la generación posterior a la de "monstruos" como Fisac, Sáez de Oíza, De la Sota o Corrales y Molezún.

Además de ser un genio y de ser un absoluto placer escuchar todo lo que decía por su profundidad, coherencia y rigor, Higueras disfrutaba de una personalidad muy CLUM:

· Hablaba con frecuencia de las clarapollas, la luz genital, las cópulas o llamaba alféizar al alzheimer.

· Afirmaba que el “menos es más” de Mies van der Rohe era una chorrada, y que el Centro Pompidou venía de pompis (culito) y, dou (dulce).

· A Oriol Bohigas le llamaba Oriol Moñigas.

· Pese a reconocer el talento de Rafael Moneo, lo criticaba con frecuencia por su habilidad en medrar, lo cual atribuía a su educación jesuíta.

· Elogiaba a Calatrava.

· De Le Corbusier decía: “A pesar de lo mal arquitecto que era, ha sido el primer propagandista de la historia del arte moderno, porque de cada obra que hacía publicaba cinco libritos; la única persona con un talento semejante para venderse mejor es Julio Iglesias”.

Higueras decidió edificar su casa en la Colonia Albéniz, en el distrito de Chamartín de Madrid y la concibió como una cueva o madriguera: consistía en un cubo de 9x9m de lado y 7,5m de altura totalmente enterrado, iluminado por una clarapolla que ocupa un cuarto de superficie. Esta edificación CLUM, denominada como el rascainfiernos, disfruta de unas condiciones de habitabilidad excepcionales, entre otras razones porque goza de una temperatura constante a lo largo de todo el año, tiene una acústica perfecta y posee una atmósfera única: “Cuando finalmente visitaban el espacio entendían por qué. No sientes claustrofobia. Te sientes mejor que en un apartamento donde te da un sol de justicia. No te tienes que proteger de nada y de nadie. No te van a construir delante jamás. No molestas ni te molestan los vecinos”, afirma Lola Botia, presidenta de la Fundación Higueras, cuya página web es 100% recomendable.

Por esta casa pasaron todos los amigos del arquitecto, entre los que se encontraban Antonio López, Chillida, Gloria Fuertes, César Manrique, Carlos Saura, Núria Espert o Andrés Segovia. También debieron pasar muchas chicas, ya que corren los rumores de que grabó en ella unas 2717 películas eróticas: "¡Joder! Mira que lo he pasado bien en la vida. Traía gente, follábamos y hablábamos ante la cámara. Tenía un zoom buenísimo”.

También dejo dicho lo siguiente: “por favor: cuando me muera no quiero que nadie escriba: “murió de larga enfermedad; no se le escuchó hablar mal de nadie”; lo que quiero es que pongan: "murió follando; habló bien de muy poca gente”.

En este artículo habla de éstos y otros jugosos asuntos. Pincha en la imagen para ampliar.


Y para finalizar, un estupendo homenaje del arquitecto-cineasta Fernando Colomo al maestro. 


Muy entrañables y divertidas son también sus conferencias públicas, las cuales tienes a tu disposición en YouTube.