miércoles, 17 de junio de 2015

Anécdotas CLUM (26): El Reino del Cerro Belmonte

Ahora que el ambiente en Ayuntamiento de Madrid está caldeado, el CLUM te trae una anécdota relacionada con los movimientos vecinales.

En el contexto de remodelación urbana que se dio en numerosos barrios chabolistas madrileños (y de otras ciudades españolas) desde la llegada de la democracia, destaca por encima de todas la reivindicación CLUM de los vecinos del Cerro Belmonte -en el distrito de Tetuán- por evitar una expropiación forzosa de sus viviendas. Sólo decir que las palabras clave son asilo político, Cuba y Fidel Castro.

Los detalles de esta anécdota están excelentemente explicados en esta página, de la cual extraemos su parte con más chicha:
Cerro Belmonte era una zona de casas bajas de unos 30.415 m 2 en el barrio de Valdezarza. Sus casas iban a ser expropiadas por el ayuntamiento por un precio de 5.018 ptas/m 2, cuando sus estimaciones eran que los terrenos alcanzarían un precio de mercado en torno a las 200.000. Los 125 vecinos afectados, asesorados por la abogada Esther Castellanos, iniciaron una original y contundente campaña que alcanzó bastante notoriedad en la época.
El 25 de julio de 1990, al no ser recibidos en el Ayuntamiento, se dirigieron a la Embajada de Cuba, con quien España tenía en ese momento un conflicto diplomático, y pidieron asilo político. Se les contestó que no existía convenio a tal efecto pero que se trasladaría a Cuba la petición. Al día siguiente Castro leyó la carta entregada por los vecinos en uno de sus multitudinarios discursos. Seguidamente, en Cerro Belmonte se celebró una fiesta de salsa con representantes de la Embajada cubana, que entregaron a los vecinos 15 viajes de 10 días – que se sortearon – para visitar Cuba. A los que fueron Fidel les recibió personalmente.
Posteriormente, y siguiendo con su original campaña, los vecinos presentaron un Gobierno de Transición, bandera propia, moneda y Constitución (del Reino de Cerro Belmonte, Principado de Villaamil, Condado de Peñagrande). En el referéndum, que se celebró en casa de un vecino con una hoya de barro por urna, la independencia salió aprobada con 214 votos a favor y dos en contra. Manifestaron su intención de solicitar la aceptación ante la ONU y la determinación de “reunificarse con España tan pronto como se anule la expropiación”.
Los vecinos de Cerro Belmonte desplegaron gran imaginación en su lucha pero también contundencia, con cortes de calles (dos vecinos resultaron heridos leves al saltarse un vehículo la barricada), el encierro en una parroquia de la calle Atocha, una manifestación frente a la casa del alcalde, o la huelga de hambre llevada a cabo por 69 ancianos (con la consiguiente amenaza de llevar el caso al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo). Finalmente, el alcalde Rodríguez Sahagún tuvo que recibirlos y, al menos, consiguieron que las cuantías de las expropiaciones fueran superiores a las inicialmente anunciadas.


No hay comentarios: