miércoles, 17 de julio de 2019

Gente CLUM (106): El taxista con falda

La llegada del calor a nuestra península va acompañada año tras año del eterno debate sobre la indumentaria que se considera socialmente adecuada.

Así por ejemplo, los defensores de ir con camisa, corbata y chaqueta al trabajo o a eventos como bodas, bautizos y comuniones a cuarenta grados se mantienen fuertes en sus posiciones y aquellos que deciden saltarse estas normas de protocolo son tachados en el mejor de los casos de "inelegantes".

Por su parte, algunos gremios como los taxistas se ven afectados por normativas municipales que marcan una determinada manera de vestir para ejercer el servicio de forma correcta. En el caso de Vigo, el ultra mediático Abel Caballero impulsó un reglamento en el que se impedía a los taxistas usar pantalón corto. Ante tal norma, un taxista CLUM decidió rebelarse y optó por ejercer su trabajo con una falda como atuendo, ya que según él no había ninguna mención específica sobre dicha prenda. El conductor fue denunciado a la Policía Local, pero eso no impidió que al día siguiente se mantuviera firme en sus convicciones y acudiera a trabajar al día siguiente de la misma guisa.

Su actitud impecablemente CLUM ha sido denostada y elogiada a partes iguales, pero desde que este hecho sucedió a principios de junio, nuestro protagonista se ha convertido en todo un influencer de la moda profesional.


Sin embargo,este hecho no es nuevo. En Las Palmas de Gran Canaria los taxistas ya protestaron en 2014 por un caso similar y con un estilo un tanto más estiloso que el vigués.


viernes, 12 de julio de 2019

Afirmaciones gastronómicas CLUM

Dentro de la rama CLUM de la gastronomía española destacamos a dos colosos como Falsarius Chef y su mítico blog y libros Cocina para impostores, y Mikel López Iturriaga y su celebérrimo El Comidista.

El primero se define de esta manera:
"Para comer bien no hace falta mucho tiempo, ni productos caros, ni saber cocinar. Ni siquiera nitrógeno líquido, aunque pueda parecer mentira. Y no sólo se puede comer bien sino que, además, se puede quedar como un príncipe ante las visitas, recurriendo a algo tan sencillo como la impostura. Engañar, eso es lo que aquí pretendemos. Engañar a la vista, al olfato, al gusto y hasta al bolsillo. Pura farsa, aunque esta vez por la noble causa de la gastronomía y el cuidado de nuestro ego".
Mientras tanto, en El Comidista hace poco sacaron, a modo de confesionario, un post con afirmaciones gastronómicas muy poco populares, pero que bien defendidas a ultranza se convierten automáticamente en sentencias CLUM:

· “La tortilla de patatas al estilo de Betanzos es un horror”

· Cerveza industrial > cerveza artesana

· “La pizza con piña es una delicia”

· "Odio la patata en todas sus formas, excepto si son las del McDonald's"

· “El sushi está sobrevalorado”

· “Las croquetas son un asco”

· “El café de máquina me gusta más que el de especialidad”

· “El chocolate malo está mejor que el chocolate bueno”

· La comida basura tiene que ser basura de verdad

· “Desayunar en la cama es una cerdada”

viernes, 5 de julio de 2019

Gente CLUM (105): El payaso Tiririca

"Vote Tiririca, pior do que está não fica" ("Vote a Tiririca, peor de lo que está no va a estar") fue el principal lema de campaña en las elecciones brasileñas de 2010 de Francisco Everardo Oliveira, un payaso muy popular en aquel país sudamericano.

Tirirca, cuyo nombre en español quiere decir "gruñón" y que en el momento de su designación como diputado federal carecía por completo de cualquier experiencia política, era franco con su electorado, siendo otro de sus grandes eslóganes: "¿Qué hace un diputado federal? La verdad, no tengo ni idea, pero vote por mí y se lo cuento".

En general, parece ser que los candidatos CLUM proliferan en Brasil y están fomentados incluso por los propios partidos, ya que al tener un sistema de listas abiertas, los candidatos más populares suelen "arrastrar" consigo a otros de mayor importancia política aunque menos conocidos. 

Futbolistas como Romario o Bebeto, concursantes de realities, modelos y cantantes completan la larga lista de personajes que representan al pueblo en Brasilia.